Opinión: Urgente modernización para las Fuerzas Armadas

El pasado lunes la instancia coordinadora integrada por mi partido el PPD, junto al PS y el Partido Radical, conocida como Convergencia Progresista, tomó una decisión quizás inédita para nuestro conglomerado : presentar una propuesta concreta para la necesaria y urgente modernización de las Fuerzas Armadas en Chile.

Lo anterior surge por dos hechos coyunturales: una seguidilla de escándalos dentro del Ejército, con millonarias pérdidas, con Oficiales y Suboficiales gastando dinero en viajes de turismo y casinos. Y segundo, el insólito homenaje a un condenado por crímenes de lesa humanidad en la Escuela Militar, con sanciones que solo mitigaron un poco la molestia general.

Por ello, los tres presidentes de partido presentes en conferencia de prensa –Heraldo Muñoz, Álvaro Elizalde y Carlos Maldonado- señalaron que serán tres las materias que deberán ser incluidas, a lo menos, en este documento: control del gasto, modernización de las FFAA y actualización en la formación de escuelas matrices, puntualmente incorporando materias como derechos humanos.

En mi calidad de Secretario Nacional de Defensa y Seguridad Nacional, recibo con orgullo la misión de contribuir con algunas ideas acerca del tema, dada mi experiencia como ex oficial de Ejército, que se sumarán a otros aportes que serán dados a conocer por este grupo de partidos durante la segunda quincena de noviembre, con el objeto de hacer propuestas concretas al país y considerar un verdadero cambio estructural y de forma en diversas materias que hoy no han sido consideradas sobre todo en el plano formativo.

Y aquí me quiero detener un poco. Creo que hablar de gasto militar debe ser de preocupación, opinión y fiscalización de todos los sectores políticos. Lo mismo ocurre cuando se habla de crecimiento económico, emprendimiento privado o seguridad ciudadana. O sea, son temas supuestamente vetados para el progresismo, en circunstancias que sí debemos plantear posturas concretas sobre cómo queremos que sean nuestras fuerzas militares.

Por eso, una primera apreciación es que si queremos hablar de modernización no significa solamente inyectar más recursos –que ya son bastante millonarios- para comprar el último modelo de helicóptero, la última versión de un tanque, las armas más sofisticadas, sino que la modernización implica desterrar viejas prácticas de abuso interno, propender a más transparencia en el uso de los recursos públicos, sobre todo impulsar una mayor conexión con la realidad nacional y una mejor labor formativa en las escuelas matrices en temas que hoy deben ser parte del área académica y valórica de quienes serán los líderes de las FFAA en un futuro. Además de esto, se debe considerar una reorganización de la fuerzas militares en planos operativos en situaciones de catástrofes o de seguridad nacional, donde tengan una participación activa y de responsabilidad en la toma de decisiones también. Con esto me refiero a que en tiempos de paz las FFAA deben aportar conocimiento, capacitación y entrenamiento a organismos como la ONEMI, por ejemplo, donde el trabajo sea absolutamente en conjunto.

Esperamos desde la Secretaría aportar con ideas nuevas, que sean factibles de concretar y que sea una opinión fundada desde el PPD y el progresismo sobre la necesaria modernización del Ejército, la Armada, la Fuerza Área, donde asumamos el compromiso de trabajar por el bien del país, FFAA más transparentes, inclusivas y cercanas a la ciudadanía.

Por José Ignacio Avello Ortiz, magíster (c) en Cs Políticas y Comunicaciones, Secretaría Nacional de Defensa PPD

X