Declaración Pública de Secretaría Nacional de la Mujer

La Secretaría Nacional de la Mujer del PPD ve con profunda preocupación un avance lento pero sostenido de posturas conservadoras impulsadas por credos religiosos, donde el Gobierno ha mostrado apertura a analizar esos temas e incluso a rechazar materias que deben ser debatidas públicamente y no en reuniones entre cuatro paredes.

Nos referimos a una reunión de la llamada Bancada Evangélica de RN con el Ministro de Educación, para sacar de circulación manuales sobre educación no sexista e inclusiva en establecimientos educacionales, así como la reunión del Ministro del Interior con pastores de iglesias protestantes en el Biobío, donde se compromete a no tramitar proyectos de ley relacionados con el aborto libre y el matrimonio igualitario.

Al respecto, señalamos lo siguiente:

– Chile ha tenido una apertura en el debate público en los últimos treinta años de la llamada agenda valórica, que ha permitido, tras arduas negociaciones y transformaciones sociales y culturales, abrir espacios que eran impensados tras salir de la dictadura, como el divorcio, el aborto en tres causales, la igualdad de los hijos ante la ley, por mencionar solo algunas de estas conquistas.

– Esto se logró en parte porque tuvimos cinco gobiernos de centro izquierda y progresistas, pero también por la crisis profunda de credibilidad en la que se vio inmersa la Iglesia Católica. Ese faro moral ha sido tomado por otros credos, que han pretendido imponer una visión sesgada de la realidad. Así lo vimos con el bus anti abortos y lo estamos viendo en estas arremetidas comunicacionales de parlamentarios e iglesias evangélicas.

– El PPD desde su origen ha respetado las demandas de la mujer y los derechos de la diversidad, y esta vez no será la excepción. Confiamos en que la dirección del partido y nuestros parlamentarios y parlamentarias estarán a la altura de los desafíos que nos impone la sociedad.

– Ayer vimos con profunda decepción que, mientras se legisla la igualdad de la mujer, la derecha en bloque impide igualdad de salarios, entre tantas otras cosas que son prácticamente de sentido común, y parece que la agenda de Sebastián Piñera apunta a retrotraer la discusión y llevarla al plano de lo valórico, evitando la demanda ciudadana que se expresa en las calles.

– El Parlamento es el espacio para el debate y la legislación democrática, no los templos ni las iglesias, y por tanto hacemos un llamado firme y categórico al Gobierno que deje de promover este sectarismo, pues el debate ya está instalado y nada ni nadie impedirá que se siga avanzando en más conquistas sociales en Chile.

Santiago, 01 de agosto de 2018

X