Columna: El litio, el futuro de Chile

El desarrollo energético en Chile es uno de los temas más importantes de nuestro país. la eficiencia energética, el crecimiento económico, la mitigación de gases de efectos invernaderos (GEI) y la reducción de residuos contaminantes son algunas de las principales tareas de la institucionalidad energética, económica y medioambiental de nuestra nación.

En nuestro país, tal como lo menciona el gran grueso de intelectuales y actores políticos, ciudadanos y económicos mencionan la enorme disponibilidad y alternativas de fuentes energéticas que nuestro territorio posee, sobre todo constituye la base para la diversificación de la matriz energética tan necesaria por varias razones.

Dentro de este contexto surge la importancia del debate sobre la explotación, procesamiento y comercialización del litio.

La electromovilidad: una alternativa limpia, sustentable y rentable

En esta línea, uno de los temas que mundialmente ha ido tomando fuerza en el debate público y económico es la electromovilidad. En nuestro país, el 20% de la totalidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) es provocado por el sector de transporte con un 98% de consumo de petroleó importado.

A esto se suma la posibilidad de diversificar la matriz productiva y el crecimiento económico de nuestro país: La electromovilidad requiere de una gran cantidad de piezas y productos elaborados con cobre y, sobre todo, con litio.

El carbonato de litio e hidróxido de litio (cual este ultimo es el que se usa para la composición de baterías recargables y autos o herramientas eléctricas con alta potencia y mayor duración), son la materia prima que se produce y exporta en nuestro país. Considerando, además, y como ya es sabido, la exportación de cobre sin manufacturar.

Claramente, la electromovilidad al no usar combustibles fósiles contaminantes mitiga la emisión de GEI. Pero, además, dicha alternativa de transporte podría favorecer en potenciar nuestra industria tan postergada desde ya hace muchísimo tiempo y que nos ha hecho perder miles de millones de dólares por no exportar productos manufacturados (como por ejemplo piezas de cobre, baterías, componentes para autos eléctricos, o inclusive fabricar autos eléctricos).

la posición estratégica de Chile: Litio y Cobre

Hoy en nuestro país se encuentra el 32,5% de la producción del Litio del planeta. Esto pone a nuestro país en una situación estratégica crucial. Chile produce un total de 14.100 toneladas métricas de litio (exportando Carbono de Litio y Hidróxido de Litio), posicionándose en el segundo lugar después de Australia que produce un total de 28.700 toneladas a nivel global. El salar de atacama y el salar del Carmen (Antofagasta) son dos de los más grandes espacios naturales a nivel mundial en la producción del litio.

Sumado a eso, Chile exporta un total de 5,3 millones de toneladas métricas de cobre, cual nos posiciona como los líderes en la explotación y exportación de este mineral. Un total de $12,6 millones de dólares en cobre refinado y $12,6 millones de dólares en mineral de cobre anualmente (40% del PIB nacional).

Con estos datos (2017-2018) que evidencian la importante posición de nuestro país en la producción de estos recursos minerales y con el alza mundial de la demanda a la electromovilidad, es fundamental desarrollar y potenciar la industria nacional chilena que sea capaz no tan solo de exportar materia prima (cobre refinado y mineral bruto; carbono e hidróxido de litio) si no, que además, diversificar la matriz productiva y aprovechar todos los efectos positivos que conlleve para la estructura económica de nuestro país.

Potenciar y diversificar (o, en otras palabras complejizar) la matriz productiva de nuestro país a base de la producción de litio y cobre (y también de otros productos) requiere necesariamente una institucionalidad con las capacidades necesarias. Para esto, se creo el Ministerio de Ciencia, tecnología, innovación y conocimiento que pretende centralizar y mejorar la eficiencia sobre la innovación en la estructura productiva nacional. Claramente, el actual gobierno, no posee un interés y una voluntad para nombrar un ministro (hecho grave) y sobre todo no mejorar la situación con lo que respecta al presupuesto anual para este ministerio (tema a debatir a portas de finalizar este año).

la coyuntura política sobre el Litio: expropiación y nacionalización

en 1968 se crea la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM) como una empresa mixta entre particulares y el estado (a través de la empresa Victoria administrada por la CORFO). En ese momento, el rol del estado en el Holding era bastante considerable en la explotación de recursos mineros (Yodo, Salitre, Potasio y Litio). Así se mantuvo la empresa hasta la dictadura de Augusto Pinochet. Ya que en 1983 el dictador traspasó SQM a julio Ponce Lerou (su exyerno) quien es actualmente el accionista controlador y presidente del Holding, donde finalmente SOQUIMICH termina como una empresa privada.

Lerou ha sido quien ha controlado durante un considerable tiempo la producción y comercialización de este recurso natural de nuestro país (considerando además los actos de corrupción y de alto enriquecimiento concentrado en cual ha protagonizado).

A causa de estos antecedentes, Lerou no pude seguir definiendo la política económica en la producción del Litio, ya que la posición estratégica de Chile en este mercado, como lo mencionamos anteriormente, es fundamental para el desarrollo de una industria nacional que busqué mejorar la estructura económica de nuestro país.

Es cierto que se evidencia un apoyo transversal del mundo político por incrementar el uso de la electromovilidad en nuestro país. Pero, es clara y profunda la duda que deja el actual gobierno de derecha de Sebastián Piñera para realizar las reformas necesarias entorno a la explotación, procesamiento y comercialización del litio. No muestra claras intenciones de buscar la nacionalización y favorece la privatización de este recurso.

La bancada del PPD en julio de este año propuso tanto la expropiación y nacionalización del Litio en un proyecto de ley que intenta reactivar los proyectos ingresados el 2009, 2015 y 2016 que actualmente duermen en el parlamento. Ricardo Celis jefe de la Bancada de diputados del PPD menciona que “Chile se esta farreando la propiedad del litio”.

Por tanto, el llamado realizado por el PPD a movilizar las fuerzas políticas, ciudadanas y económicas por nacionalizar el litio (como el cobre en el gobierno de Allende); movilizar a estas fuerzas en búsqueda de diversificar y potenciar la industria chilena a través de la ciencia, la tecnología e innovación; hacer parte a todas las comunidades y actores en torno a potenciar este sector es un imperativo para nuestro crecimiento en el nuevo contexto económico mundial y sobre todo en el desarrollo integro y sustentable para nuestra sociedad.

Por  Pablo Silva C.

X